El bipartito no puede mirar a un lado ante la proliferación de las casas de apuestas en los barrios

  • “Las administraciones deben dar una respuesta rigurosa e integral ante la problemática que generan estos negocios”, mantiene Taboada.

  • Unidas Podemos exige que se publique un Real Decreto que regule el sector para poner freno a esta adicción

 

Las casas de apuestas continúan proliferando en la ciudad y a las ya existentes en Otero, Pumarín o La Tenderina se prevé que se sume la apertura de un local en La Corredoria. El sitio elegido es estratégico para sus propios intereses, ya que se sitúa a pocos metros del Instituto, del colegio y del Centro Social del barrio. Además, es la zona de la ciudad en la que se concentra el mayor porcentaje de población juvenil. Somos Oviedo/Uviéu y Unidas Podemos se han reunido este miércoles 23 de octubre con vecinos y vecinas de La Corredoria para alertar del peligro que supone la apertura de este negocio en el barrio y exigir medidas para poner freno a una adicción sin sustancia, pero con probados efectos nocivos entre la población.

“Se ha constatado que son negocios muy dañinos para la sociedad desde el punto de vista de la salud, con una incidencia clara en las adiciones y que afecta especialmente a la población más joven, a la que las casas de apuestas intenta atraer con bajos precios y otros reclamos”, expuso Ana Taboada, portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

En estos momentos existe a nivel autonómico una moratoria que paraliza la apertura de nuevas casas de apuestas, pero finalizará este mismo mes de noviembre: “No sabemos qué medidas va a tomar el Gobierno autonómico al respecto, pero sí tenemos claro que este problema hay que abordarlo con seriedad e integralmente”, añadió. A nivel municipal, Somos Oviedo/Uviéu preguntará al bipartito sobre la postura que van a adoptar ante estos negocios, si van a reunirse con el Gobierno autonómico para tomar medidas y si van a actuar para evitar que sigan proliferando las casas de apuestas en los barrios. “Igualmente, se acaban de aprobar una serie de medidas en el Ayuntamiento de Barcelona en materia de licencias, de educación y de publicidad que se deberían estudiar para su posible aplicación. El Gobierno municipal debe ser corresponsable con las necesidades de la ciudadanía, que en este caso va por delante de los gobiernos”, remarcó la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

El grupo municipal entiende que debe establecerse una “regulación estricta” para estos negocios y ejercerse un mayor control de la publicidad, para la que ahora no hay ningún límite. Y tampoco parece haber interés en poner límites  si se atiende a lo que han hecho los sucesivos gobiernos: “Ahí tenemos al exministro de Justicia popular Rafael Catalá y las puertas giratorias que le llevaron nada más salir del Gobierno a fichar por una casa de apuestas”, recordó Taboada.

A esto se suma el hecho de que, tal como indicó Sofía Castañón, candidata de Unidas Podemos al Congreso, el Gobierno de Pedro Sánchez y el actual en funciones han mantenido en su mismo puesto al Director General del Juego, sin variar en nada las políticas del PP en esta materia: “No deja de ser sospechoso que con el cambio de gobierno siga la misma persona al frente y prueba que ha habido una política continuista. Los sucesivos gobiernos se han jugado a la ruleta rusa el futuro de nuestros jóvenes”.

Castañón alertó de la “lacra” que suponen las casas de apuestas “que casualmente se instalan en los barrios populares y cierran en los barrios de rentas más altas”. A la vez, tampoco el Principado se caracteriza por una aplicación estricta de la ley en esta materia: “Hay quienes opinan que tanto la normativa asturiana, como la extremeña y la madrileña son las más laxas, ya que son los lugares donde más han proliferado las casas de apuestas. Y esto va más allá de lo que diga el papel, porque lo que se constata es una absoluta despreocupación por parte de los diferentes gobiernos”.

En este sentido, Unidas Podemos recoge la reivindicación de las asociaciones que luchan contra la adicción al juego y reclama un decreto que regule este sector y que permita a su vez actuar a las autonomías y a las administraciones locales. Entre las medidas a incluir, estaría la prohibición de que estos locales abran antes de las diez de la noche o la regulación de la publicidad de estas actividades empresariales como ya se hace con el alcohol y el tabaco.