El bipartito puede no llegar a tiempo para el nuevo contrato del albergue municipal de animales

• Taboada denuncia que el despido de la trabajadora Eva Rodríguez fue declarado nulo por el TSJA al vulnerarse sus derechos, hecho ocultado tanto por la gestora como por el Ayuntamiento

Nuestra portavoz Ana Taboada, aunque celebra que el gobierno bipartito, después de un año de incumplimientos, ponga en marcha la nueva licitación para el albergue municipal de animales y que siga con la línea que veníamos haciendo nosotras desde Somos con sacrificio cero y la atención continuada de una clínica veterinaria, duda mucho de que llegue a ser una realidad, ya que este gobierno va muy al límite para poder llegar a tiempo a la aprobación antes de que pueda hacerse la prórroga de este nuevo contrato.

A este respecto, Taboada insiste en que tenemos serias dudas, pedimos diligencia y celeridad, cosa que no han tenido hasta ahora. Taboada se basa en el hecho de que no ha habido una vigilancia del actual contrato a la actual gestora, el centro canino La Ería.

La edil hace referencia a que nunca se ha llevado a efecto el anunciado expediente sancionador relativo a las colonias felinas, que no ha derivado en ningún tipo de imposición de multa, mientras que durante todo este año la actual gestora ha venido incumpliendo sistemáticamente diferentes aspectos del contrato.

Es por esto que Taboada teme que esa diligencia de la que tanto se presume, hasta ahora no se ha comprobado que sea real, y por eso la ponemos en cuarentena. Y esperamos que se siga manteniendo ese bienestar animal que desde nuestro mandato habíamos promovido y practicado y que, más allá de las palabras ampulosas del señor Nacho Cuesta y de las fotos, que lo hagan realidad de una vez.

Taboada ha destacado el hecho de que se acomode a la ley de protección y bienestar animal estatal promovida desde Podemos y aprobada por el ministerio que dirige la formación morada y denuncia, por otra parte, que el despido de la trabajadora del albergue, Eva Rodríguez, fue declarado nulo por el TSJA y tiene que volver a celebrarse al vulnerarse sus derechos. Esto ha sido ocultado tanto por parte de la gestora como del actual gobierno municipal.