El bipartito se pone del lado de las grandes empresas a pesar de que la Justicia avala el IBI diferenciado

  • “PP y C’s ya han dejado claro que están con quienes más tienen y ya han efectuado una rebaja del IBI diferenciado, lo que supone perdonar dos millones a los grandes propietarios, mientras suben el 1% a las y los ciudadanos de Oviedo/Uviéu”, afirma Rubén Rosón

La Justicia avala, una vez más, el IBI diferenciado puesto en marcha por el tripartito e impulsado por Somos Oviedo/Uviéu que convirtió en realidad la máxima de la progresividad fiscal: que pague más quien más tiene. No gustó esta fórmula redistributiva ni a conservadores ni a grandes empresas y propietarios, que han tratado por todos los medios de eliminarla pese a recibir un revés tras otro en los tribunales. Así se constató en la  Comisión de Economía, Interior y Seguridad Ciudadana celebrada este 30 de octubre, donde se dio cuenta de la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias en la que se desestima el recurso interpuesto por RPPSE Espacio Oviedo.

“Estas sentencias prueban la legalidad de una medida más que justa impulsada por el tripartito. Es el segundo año consecutivo que la Justicia nos da la razón tras implantar el IBI diferenciado que permitió aumentar en 10 millones de euros la recaudación en el pasado mandato y multiplicar las becas, ayudas y subvenciones sin subir impuestos a la ciudadanía”, destaca Rubén Rosón, concejal de Somos Oviedo/Uviéu.

Una medida que afecta únicamente a unas 200 entidades, grandes superficies, empresas y propietarios que han insistido, pese a no tener la Justicia de su parte, en tumbarla en los tribunales. “PP y C’s ya han dejado claro de parte de qué lado están, de quienes más tienen, y ya han aprobado una rebaja del IBI diferenciado, lo que supone en primer lugar perdonar dos millones a los grandes propietarios y sin importarle el perjuicio a los y las vecinas de Oviedo, a quienes suben el IBI un 1%”, denuncia el edil del grupo municipal.

La consecuencia ahora es que esos dos millones se pierden en el Presupuesto de 2020, una cantidad que aumentará con la desaparición progresiva de este IBI: “De mano, esto supone contar con dos millones menos para inversiones, ¿dónde van a recortar? ¿Con qué y cómo piensan financiar las necesidades de la ciudadanía?”, plantea Rosón.