El desmantelamiento de la biblioteca de San Lázaro pudo evitarse. Un bipartito inactivo no cree que deba trabajar en resolver los problemas diarios de la ciudad

Somos Oviedo-Uviéu denuncia que con el cierre y desmantelamiento de la biblioteca de San Lázaro- Otero, el equipo de gobierno bipartito continúa recortando servicios públicos en su afán privatizador al tiempo que se enroca en un ejercicio de inacción, negligencia constante hacia la ciudadanía y pide que se encuentre de inmediato un emplazamiento definitivo para el equipamiento.

La portavoz de Somos Oviedo-Uviéu, Ana Taboada, dijo que “el cierre de la biblioteca de San Lázaro pudo evitarse. Sucede por falta de planificación. La entidad propietaria del local donde está alojada actualmente la biblioteca de San Lázaro comunicó hace meses la negativa a seguir con el alquiler. La concejalía de educación no tiene ningún interés en defenderla y ha rechazado las propuestas del departamento de bibliotecas para emplazar el centro en un local alternativo. No se permitió la puesta en marcha ninguna de las opciones planteadas. Al mismo tiempo siguen cerradas las bibliotecas de Ciudad Naranco y Vallobín sin que exista informe en contra”.

Taboada agregó que al bipartito no le interesan los libros, la lectura ni sus ciudadanos. Su política es el cierre de bibliotecas sin ofrecer alternativa ni temporal ni definitiva. Los y las ovetenses pierden calidad de vida. El gobernó bipartito demuestra de nuevo que no tiene plan y sigue pasmado ante los acontecimientos”.