La resolución del contrato del Bulevar de Santuyano acumula un año de retraso y el Ayuntamiento no ha pagado la indemnización obligatoria por suspenderla ni tiene previsto plazo alguno para hacerlo

El Concejal de Somos Oviedo/Uviéu, Ignacio Fernández del Páramo recuerda que está a punto de cumplirse un año desde que Nacho Cuesta, Concejal de Urbanismo, anunció a golpe de chequera municipal que indemnizaría a la UTE Bosque y Valle para detener el proyecto del Bulevar de Santuyano.

“Cuesta anuncia y promete cualquier ocurrencia para detener el mayor proyecto urbanístico de la historia de Oviedo, que ya estaba en marcha y para el que la Unión Europea otorgó 10,2 millones de euros; le pone precio a su capricho –El Ayuntamiento deberá pagar una indemnización de 225.000 euros- para dejar a los ciudadanos sin los equipamientos proyectados y encima se convierte en moroso, con dinero de la ciudadanía ovetense porque no desembolsa lo adeudado”, dijo Del Páramo.

El concejal detecta que este comportamiento “comienza a ser marca de la casa del bipartito: Caprichos sectarios: El modelo de gestión de Nacho Cuesta: Parálisis urbanística, despilfarro e impunidad. La inacción de Nacho Cuesta le cuesta millones de euros a la ciudadanía ovetense”.

“Si en un año no han sido capaces de pagar un penalización por incumplimiento de contrato por parte del ayuntamiento por importe de 225.000 euros”, agregó Del Páramo, “¿alguien cree que serán capaces de elaborar un nuevo proyecto para Santuyano, realizar la licitación, ejecutar las obras y certificarlas en los dos años que quedan hasta que la Unión Europa exija resultados?”

Mientras tanto, los vecinos de Ventanielles, Teatinos y Pumarín siguen sufriendo una  contaminación ambiental y acústica evitable, no pueden disfrutar de los equipamientos proyectados, aprobados y financiados, el daño al patrimonio de la humanidad continúa y el bipartito deja morir un proyecto de movilidad sostenible para la ciudad para el que dispone de más de 10 millones de euros que la ciudad puede perder.