Las repetidas falsedades sobre el PGO constatan que no hay nadie a los mandos de la nave de Urbanismo

  • El desconocimiento del PGO del que hace gala C’s es manifiesto y evidencia la falta de credibilidad de un partido que contradice sus propias decisiones y su programa electoral

Las “carencias importantes” que el edil de Urbanismo Nacho Cuesta ve en la revisión del PGO se sitúan más en su falta de conocimiento del tema que en el trabajo que se ha venido haciendo del diseño de la ciudad. “Por una parte, dice que va a incluir El Cristo en la revisión del PGO, cuando no solo ya está incluido, sino que tiene su propia revisión del proceso en marcha”, afirma Ana Taboada, portavoz de Somos Oviedo/Uviéu. Un planeamiento que es competencia del Gobierno autonómico, y que se está desarrollando tras el concurso de ideas efectuado en 2017. Ahora, la tarea del Ayuntamiento es coordinarse con el Ejecutivo asturiano para esos trabajos en el marco del acuerdo que han firmado ambas administraciones.

Igualmente, el grupo municipal insiste en que la planificación para La Vega también está incluida: “Cuesta solo tendría que mirar los pliegos para comprobarlo, en vez de dedicarse a sembrar el desconcierto sobre un tema que debe abordarse desde el consenso y la altura de miras y no desde el personalismo partidista”, apunta la edil de Somos Oviedo/Uviéu.

Este desconocimiento evidencia que “no hay nadie a los mandos de la nave de Urbanismo”, en palabras de la portavoz del grupo municipal.  “Lo único que se viene manifestando es la ignorancia del titular del área”, continúa, como prueba su confusión entre el PGO y el PMUS (Plan de Movilidad), el documento donde aparecen los aparcamientos disuasorios que tanto desagradan al bipartito: “En su afán y ansias de proteger a los Masaveus, PP y C’s renuncian a medidas de movilidad aplicadas en todas las ciudades europeas y que precisamente se llevan a cabo porque atraen riqueza y constituyen un apoyo al pequeño comercio. Una ciudad con el tráfico pacificado será una ciudad amable y atractiva para turistas y vecinos y vecinas”, expone Taboada.

Y es que, por  una parte, los aparcamientos disuasorios los plantea el Principado como una de sus estrategias básicas para la movilidad del Área Metropolitana. Al mismo tiempo, la UE llama a los países miembros a apostar por los mismos en el paquete de medidas para la movilidad sostenible y para potenciar la economía local y hace más de una década que la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVO) lleva los aparcamientos disuasorios como una de sus principales reivindicaciones. Para acabar, en el PGO actual aprobado por el PP aparecen ya los aparcamientos disuasorios. “¿Está entones el señor Cuesta en contra del Área Metropolitana, las recomendaciones de la UE, las demandas de la FAVO y de su propio socio de Gobierno?”, cuestiona la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

Las divagaciones e imprecisiones, junto a los cambios de criterio de un partido, Ciudadanos, que en el pasado mandato aprobó en Pleno las directrices generales del PGO y ahora dice estar totalmente en contra, le convierten en un partido sin ninguna credibilidad.  “Le aconsejamos al titular de Urbanismo que repase la hemeroteca y así podrá ver cómo su antecesor Luis Pacho suscribía el 29 de abril de 2016 todo lo que ahora mismo, y bajo las mismas siglas de C’s, rechaza”, indica Taboada

Las vaguedades e incoherencias que Nacho Cuesta exhibe en prensa respecto al PGO, volvieron a manifestarse este miércoles 16 de octubre en la Comisión de Urbanismo, donde el edil del área expresó su desacuerdo con cuestiones incluidas en las directrices que anteriormente aprobó su partido, como la Ronda Norte o la creación de un anillo verde periurbano que integre y proteja elementos como el Naranco.

“Mientras Somos Oviedo/Uviéu planteaba un modelo de ciudad sostenible, C’s apuesta por otro modelo ‘totalmente opuesto’, en palabras del propio Nacho Cuesta, que se pliega sin dudar al PP del hormigón. Más ruido, más contaminación, más caos, más cierres de pequeños negocios es lo que nos trae un bipartito que ha venido a subirse el sueldo 8.000 euros y a recortar”, critica Taboada.