Sobre la supresión de nombres de las vías públicas y la situación del callejero franquista

El pasado 19 de Noviembre la actual Junta de Gobierno, es decir el bipartito PP-Ciudadanos, aprobó una propuesta del Concejal de Gobierno de Interior, Relaciones Institucionales y Atención Ciudadana para la sustitución y alta de nombres de vías por actualización y revisión del callejero oficial del municipio de Oviedo (Expte 5500-0007 2021/10). Dicha resolución fue adoptada en cumplimiento de lo dispuesto por Resolución de 16 de julio de 2021, del Instituto de Memoria Democrática, Consejería de Presidencia del Principado de Asturias, y en el ejercicio de la competencia municipal para la denominación y modificación de las vías del Municipio. En el requerimiento citado se exigía a nuestro ayuntamiento la sustitución de los nombres de 17 vías del concejo, todas ellos con denominaciones en homenaje a personas, instituciones o hechos directamente vinculados a la dictadura franquista. Ante esta situación el actual equipo de gobierno, muy a su pesar, únicamente tenía la opción de acatar la resolución del Principado de Asturias ya citada. Y para ello, existía una solución lógica y no partidista, recuperar íntegramente las denominaciones ya dadas a esas 17 vías por la anterior corporación, nombres de personas y colectivos irreprochables por sus méritos, vinculación directa con el concejo o simbolismo histórico.

Denominaciones temporalmente anuladas por una sentencia judicial que, al estar basada en motivos exclusivamente de forma, eran perfectamente recuperables. Una recuperación que hubiera minimizado los inconvenientes que cualquier cambio de la denominación de una vía publica causan a negocios, vecinos y empresas. En efecto, como esas denominaciones ya habían sido utilizadas, el presente y definitivo cambio sería una mera recuperación del último nombre utilizado. Por todo ello, antes de entrar en el fondo de la cuestión que nos ocupa, no podemos dejar de recordar que la oposición de los partidos PP y Ciudadanos a la eliminación de los nombres franquistas, y su sustitución por otros nuevos, que intento llevar a efecto el anterior Gobierno municipal se fundamentó, en gran medida, en exponer los graves trastornos, perjuicios y molestias que sufrirían vecinos, negocios y empresas, debido al cambio en su dirección postal. Parecía entonces que dicho cambio de denominación produciría una especie de apocalipsis en las vías afectadas.

Un observador imparcial, después de escuchar dichos argumentos en boca de un PP y Ciudadanos en la oposición, estaría seguro de que, en coherencia con los mismos, una vez en el gobierno dichos partidos los aplicarían con la mayor diligencia, para evitar a los sufridos vecinos más cambios innecesarios y limitar así todo lo posible los presuntos daños causados. Dicho de otra forma, entendiendo que la decisión judicial obligo a rectificar el cambio inicial, y que la resolución del Principado de Asturias obliga a su vez a suprimir las denominaciones franquistas originales, la solución más racional, sencilla y fácil de aplicar, tanto para la Corporación como para los afectados, era recuperar las denominaciones ya utilizadas. Ello significaba que si bien los cambios sucesivos ascenderían a tres, los nombres de las vías sólo serían dos, el franquista y el nuevo. Pero, sorprendentemente, y en un ejercicio de incoherencia de manual, los mismos partidos que consideraban en el mandato anterior cualquier modificación en el callejero de nuestra ciudad una tragedia económica y social, una vez instalados en el gobierno, no aplican sus argumentos y deciden, en vez de reponer el segundo y último nombre, dar una tercera denominación, completamente nueva y diferente, de forma que 14 de las 17 de la vías afectadas, han tenido, en menos de 3 años, no dos denominaciones diferentes, sino tres. Sí alguien considera que el hecho de que una vía tenga un cambio de denominación es negativo, tiene necesariamente que consideran aún peor que los cambios de denominaciones sean tres, y muy consecutivos. En consecuencia, nos debemos preguntar porque los partidos que sostenían tan fervientemente esta opinión en el pasado mandato, ahora, que gobiernan, no vacilan en causar, de modo gratuito e innecesario, mayores trastornos y perjuicios dando una tercera denominación a 13 de las 17 vías. Vulnerando de paso, una tradición asentada en nuestro concejo, según la cual las corporaciones entrantes no alteran las denominaciones de vías decididas por la saliente, tradición escrupulosamente respetada durante el mandato anterior. La respuesta parece evidente, diez de las denominaciones del mandato anterior no recuperadas ni respetadas por el Gobierno actual, son femeninas, son un homenaje a mujeres ilustres o a colectivos femeninos, como es el caso de las 13 rosas. Por ello, a falta de otra explicación, y con mucha tristeza, nos vemos obligados a concluir que dicha decisión tiene su origen en la actitud machista, sectaria y revanchista ejercida por el ejecutivo local, que lidera Alfredo Cantelí. Y decimos machista porque no encontramos otra posible razón para que hayan decidido suprimir de golpe once vías a las que el anterior gobierno había dado nombres de mujer sustituyéndolas por nueve vías con nombres masculinos e incluyendo, de manera puramente testimonial, dos presencias femeninas en el nuevo callejero (Pepa Ojanguren y las Hijas de la Caridad). ¿ Puede haber otra explicación que no sea entender al hombre como superior a la mujer para justificar que se supriman los nombres de mujeres tan ilustres para la historia y la cultura de nuestra patria, como Concepción Arenal. Gloria Fuertes, Aurora Albornoz, Xosefa Canellada o Amparo Pedregal para sustituirlas por hombres ¿Y, de que otra forma se puede entender la supresión de los nombres de figuras tan importantes en la vida de nuestra ciudad como fueron Matilde Garcia del Real, Lola Mateos o Sara Suarez Solís. Unicamente una valoración machista de los méritos de unos y de otras puede amparar una decisión tan sesgada.
Y decimos sectaria porque, de las 17 denominaciones dadas por el gobierno anterior, este gobierno solo respeta 3 (Plazas del Fresno y de la Libertad, y la calle Melquiades Cabal), Solo desde el sectarismo se puede justificar la decisión de suprimir el homenaje en nuestro callejero a personajes de la talla de Charles Darwin, Alfonso Camín o a un colectivo de mujeres tan perseguido durante el primer franquismo por el único delito de trabajar para educar a la infancia, como fueron las Maestras de la Republica. Un inciso, no nos vale la excusa de que ahora se dedicara una calle a los Maestros Nacionales, porque ya tenemos una Plaza de los Maestros, y es reiterativo y confuso. En cualquier caso Maestras de la Republica era un homenaje a un colectivo femenino
concreto, que ejerció el magisterio en unos tiempos trágicos y, en muchos casos, perdió la vida o la libertad por ello, y no puede ser sustituido por un homenaje genérico a los Maestros Nacionales en masculino.

No recuperar la denominación Progreso para alguna calle no parece casualidad, y nos dice mucho de la mentalidad de este gobierno y de su aversión a todo lo que significa dicho concepto. Y decimos revanchista porque el actual equipo de gobierno bipartito PP-Ciudadanos ha borrado de nuestro callejero a las 13 rosas y a Flora Tristán. Y no es casualidad, en una se rinde homenaje a la memoria de 13 mujeres jóvenes y valientes que fueron asesinadas por defender la libertad y la democracia para todos, en el otro a una precursora del feminismo moderno y escritora socialista.
Es fácil entender que, para un gobierno sectarista y revanchista, revestido de tintes ultraderechistas, como el que preside Alfredo Canteli, estas mujeres modernas y libres, situadas en sus antípodas ideológicas no sean dignas de ningún homenaje en Oviedo. Para resumir la actitud machista y despreciativa con todo lo femenino del gobierno de Cantelí existe un dato demoledor y objetivo, después de consumar este “feminicidio” simbólico en nuestro callejero solo han dejado un insignificante 2,8% de las calles de Oviedo con nombres de mujer, mientras en el conjunto de España este porcentaje sube a un escaso, pero mucho más digno, 12,1%. También es notable la falta de diálogo en la decisión de cambiar los nombres de las calles, ya que, la Junta de Gobierno se ha negado a escuchar no solo a los grupos de la oposición, sino también a vecinos y ciudadanos que, por escrito, han solicitado al Ayuntamiento que se mantengan los nombres aprobados por el anterior Ejecutivo en cumplimiento de la ley de memoria histórica, es decir las denominaciones que la justicia ordenó cambiar a su original denominación franquista, por ejemplo, los más de
200 vecinos y vecinas que han solicitado por escrito presentado ante el Registro que la calle donde viven recupere el nombre de Xosefa Canellada. El desprecio total por la participación y la democracia que ejerce este gobierno PP-Ciudadanos tuvo su triste culminación con la negativa a permitir el debate y la votación, en el seno de último Consejo de Igualdad Municipal, de una moción que instaba al Gobierno bipartito local a mantener los nombres de 11 mujeres en el callejero local. Es decir, utilizan su mayoría para vetar el mero debate de lo que les incomoda o
desagrada. Una actitud digna de las más acreditadas dictaduras. Este ya lamentable episodio fue todavía agravado más, si cabe, cuando la concejala delegada de Igualdad se permitió el insólito gesto (impropio de una cargo electo) de insultar por escrito a las integrantes del movimiento feminista calificándolas de “feminazis” en un medio de comunicación local. Después de aplicar el rodillo para impedir debates y votaciones no deseadas, utilizan la descalificación y el insulto para referirse a las discrepantes. No cabe duda que este Gobierno bipartito ésta demostrando ser un alumno aventajado en sistemas y métodos dictatoriales. Además de las 17 vías ya mencionadas, existen otras cuatro calles con denominación franquista que el gobierno de Alfredo Canteli ha intentado preservar por todos los medios a su alcance, se trata de las calles General Yague, Marcos Peña Royo, Yela Utrilla y Fernández Ladreda. Para ello decidieron que este Ayto interpusiera recurso contencioso-administrativo ante el TSJA contra la resolución del Principado de Asturias que les ordenaba retirar dichos nombres por su vinculación con el franquismo.

Queremos subrayar que el empeño de este Alcalde en preservar el homenaje al General Yague, “el carnicero de Badajoz”, uno de los más sangrientos perpetradores de asesinatos a sangre fría de miles de compatriotas de nuestra guerra civil, sería especialmente incomprensible en cualquier país democrático normal. Lo que esta Junta de Gobierno bipartita ha intentado, que los asesinos continúen recibiendo reconocimiento público, no sería aceptable, por ejemplo en Italia o Alemania, países que también sufrieron sanguinarias dictaduras fascistas como nosotros en los años 30-
40 del pasado siglo.

A los señores del Gobierno Bipartito les decimos que no se molesten en buscar en las calles de Milán, Roma, Berlin o Munich los nombres de jerarcas fascistas o nazis, no los
encontraran, fueron suprimidas en 1946. Por lo visto son Uds. tan modernos y demócratas que los 75 años de retraso en memoria democrática les parecen pocos y pretendían prolongarlo todavía muchos años más.

Para ser sinceros debemos decir que del Partido Popular, inmerso en una competencia feroz por ser más ultraderechista que VOX, no esperábamos menos, pero la deriva autoritaria de Ciudadanos, un partido que se autodefinía como renovador, moderno, liberal y de centro no deja de sorprendernos. Quizás estemos equivocados, pero nos parece que defender los homenajes a asesinos fascistas de los trágicos años 30 y 40, es todo lo contrario a ser renovador, moderno, liberal y de centro. Ya veremos la interpretación y valoración que hacen los electores de actitudes como estas. En cualquier caso el TSJA ha impedido que esta desgracia publica tuviera continuidad, y en una sentencia demoledora, que entra en el fondo del asunto, da por probada “la
participación de los personajes históricos que dan nombre a las cuatro calles de Oviedo, dado que estaban íntimamente vinculados al inicio y al desarrollo de la Guerra Civil y a la consolidación de la dictadura franquista” y acredita la participación de estas personas en el levantamiento militar, la Guerra Civil y la consolidación de la dictadura franquista. Unas biografías que según el TSJA encajan “sin ninguna duda” con la ley asturiana, “por lo que corresponde al Principado el ejercicio de sus competencias requerir al Ayto a la retirada de los nombres a esas 4 calles.
La sentencia condena al Ayto a abonar los 500 euros de costas del procedimiento, y sobre ese particular hablaremos luego. Solo nos queda calificar como vergonzoso e insulto a la democracia los hechos aquí expuestos. Que unos cargos públicos elegidos en elecciones libres dediquen su tiempo y sus energías a defender la memora de una dictadura no merece otra valoración.

Para finalizar deseamos aclarar que nuestro Grupo Municipal no tiene nada en contra de los méritos de la mayoría de las personas elegidas por el Bipartito para renombrar por tercera vez estas 14 vías. Simplemente no consideramos que sean superiores a las que tienen las elegidas en el anterior mandato. Y, desde luego, no podemos aceptar el agravio de género ya muy explicado.
Por nuestra parte creemos firmemente que un Oviedo plural, un Oviedo solidario, un Oviedo que visualice a las mujeres, es el único posible. Una sociedad tolerante, culta y avanzada no puede ignorar e invisibilizar institucionalmente a un género, el femenino, que constituye más del 50 % de nuestra especie. Queremos y necesitamos un Oviedo que dignifique nuestras vías con los nombres de aquellas personas de nuestra cultura y de nuestra historia que sean dignos y dignas de homenaje y recuerdo. Un Oviedo que haga un esfuerzo por rescatar del olvido institucional y público a tantas de nuestras mujeres que dieron los mejor de sí mismas para mejorar la sociedad, mujeres que llegaron en algunos casos, a arriesgar su vida y su libertad para luchar por la de todos, mujeres que en la literatura, el arte, la docencia y todos los campos de la cultura, de la ciencia y de las artes aportaron incontables avances, y muy especialmente a aquellas mujeres más vinculadas con nuestro Concejo y nuestra región.

Por el contrario, también creemos que el ensalzamiento de la dictadura franquista con su carga de violencia, opresión odio e intolerancia, no puede tener cabida en nuestras calles, plazas y paseos. Por ello nos congratulamos que la sentencia del TSJA y la resolución del Instituto de Memoria Democrática de la Consejería de Presidencia del Principado de Asturias obliguen legamente a este Gobierno municipal a realizar aquello que jamás hubieran hecho por iniciativa propia, cumplir la legislación de memoria democrática y erradicar de una vez y para siempre los homenajes a la
sangrienta dictadura franquista de nuestro callejero. Por todo lo expuesto, el Grupo municipal Somos Oviedo/Uviéu propone al Pleno del Ayuntamiento de Oviedo que adopte la siguiente MOCION con carácter de URGENCIA.

ACUERDOS

PRIMERO.- El Pleno del Ayuntamiento de Oviedo acuerda instar a la Junta de Gobierno para que proceda, en el plazo más breve posible, a anular su acuerdo de fecha 19 de Noviembre de este año.

SEGUNDO.- El Pleno del Ayuntamiento de Oviedo acuerda instar a la Junta de Gobierno para que proceda, inmediatamente después, a adoptar un acuerdo que sustituya las denominaciones de vías públicas decididas dicho día 19 de Noviembre, por las aprobadas en el anterior mandato, reponiendo los nombre femeninos suprimidos.

TERCERO.- El Pleno del Ayuntamiento de Oviedo acuerda instar a la Junta de Gobierno para que sus componentes abonen de su propio bolsillo personal el importe de las costas de la reciente sentencia del TSJA desestimando el recurso contencioso administrativo interpuesto contra la resolución del Principado que obligaba a cambiar los nombres franquistas de 4 calles.

Oviedo, a 2 de Diciembre de 2021.

Fdo.
Ana Taboada Coma
Portavoz del Grupo Municipal Somos Oviedo/Uvieu