Solidaridad con #CovaFem. El fútbol femenino también es fútbol.

  • Denunciamos la falta de implicación del bipartito para mediar en la situación de discriminación por género que sufre el Covadonga Femenino
  • Taboada acusa al bipartito de “chivato” ante una situación que, lejos de actuar de mediador, ha provocado aún más represalias contra las jugadoras

Somos Uviéu nos sumamos a la denuncia que hace el Covadonga Femenino de fútbol por trato discriminatorio frente al resto de equipos masculinos por parte del club, que creó esta división en 2018 para aprovechar las subvenciones sacadas por el tripartito para fomentar y visibilizar el deporte femenino.

El club no solo no ha cumplido lo prometido, además de esa visibilización les prometió pagarles un sueldo mensual como a su homólogo masculino por categoría a partir de la siguiente temporada, sino que son obligadas a pagar una cuota de la que el equipo de regional está exento con la excusa de darles una equipación nueva que nunca ha llegado. Ante la negativa de las jugadoras el presidente del club, Curro Cabal, y el vicepresidente, Pablo Fernández, las han prohibido entrenar y amenazado con sacarlas de la liga.

Nuestra portavoz y concejala Ana Taboada se ha hecho eco de esta situación, que no hace ningún favor a Oviedo ni al club, al mismo tiempo que hace un llamado a las concejalas de Deportes e Igualdad para que se impliquen.

Taboada ha denunciado la manera de actuar del Ayuntamiento, al que el equipo se ha dirigido mediante un escrito solicitando una reunión, pero que no han recibido más respuesta que las amenazas de los directivos, a los que el bipartito si ha hecho llegar el comunicado, actuando como chivatos en lugar de mediar. Y ahora hay una represealia.

Nuestra concejala ha recordado que hace poco venció el Plan de Igualdad y no se ha renovado: está claro que este gobierno de derechas lleva a cabo una política de desigualdad.

Como ha recordado la entrenadora, Jessica García, “desde el primer momento tenemos que pelear por conseguir cosas básicas como balones”, además de tener los peores horarios de entrenamiento, tener que hacerlo en un campo de fútbol 8 de menores dimensiones, no dejarles utilizar los vestuarios o ducharse con la excusa de un falso protocolo covid que sí permite su uso a los equipos masculinos o ser consideradas como deporte base, pero cobrando entrada similar al equipo superior masculino.

Todas estas quejas las han llevado también a la Federación y a la directora general de Deportes, Beatriz Álvarez Mesa, y ahora están sufriendo las represalias por parte del presidente del club. Jessica García, acompañada de las capitanas Alba Rodríguez y Sandra González, han puesto de manifiesto que el propio director deportivo les ha comunicado que son uno de los tres equipos no rentables del club, junto con el juvenil de División de Honor y el Regional Masculino, y sólo ellas, en Regional Femenina, tienen que pagar una cuota ficticia para cubrir las pérdidas de los juveniles, que ni pagan ni cobran, mientras que el Regional Masculino cobra y no paga.

Somos Uviéu hacemos un llamado al resto de clubes femeninos, algunos de los cuales han ofrecido sus instalaciones para que el Covadonga pueda entrenar, para que apoyen a las jugadoras del club ovetense, dando visibilidad a la situación que sufren.