Somos acusa al bipartito de incumplir la legalidad al encargar un nuevo proyecto para el Bulevar estando aún vigente el contrato anterior

  • “Su prepotencia expone al Ayuntamiento a futuras demandas millonarias como las del gabinismo”, advierte Taboada.

  • La portavoz de Somos lamenta que el PP y C´s tiren a la basura 10 millones de euros y jueguen con la salud de los vecinos

Somos Oviedo ha acusado esta mañana al bipartito formado por el PP y Ciudadanos de incumplir la legalidad al encargar un nuevo proyecto para el Bulevar de Santuyano estando aún vigente el anterior contrato. Según ha explicado la portavoz de Somos, Ana Taboada, “la prepotencia les hace actuar incumpliendo con la legalidad y toda la tramitación administrativa, de manera que hacen contrataciones para algo que ya está adjudicado, derrochando y generando gastos innecesarios e irregulares”. Para Taboada este comportamiento, además de “osado y prepotente”, expone al Ayuntamiento de Oviedo a futuras demandas millonarias como las del gabinismo.

En este sentido, Ana Taboada también ha explicado también que el bipartito no ha conseguido determinar el incumplimiento del contrato de Bosque y Valle. “Es una tomadura de pelo. Dicen que el técnico no tiene tiempo para hacer un informe, pero en cambio sí tiene tiempo para preparar un nuevo contrato. Tratan a la ciudadanía como si fuera tonta. La realidad es que el contrato de Bosque y Valle cumple, como avalan los últimos informes que ocultaron durante meses hasta que conseguimos acceder al expediente. Desde que llegaron al Ayuntamiento, lo único que han hecho el PP y Ciudadanos es subirse el sueldo, política de amiguetes y mentir a la ciudadanía”, ha abundado la portavoz de la formación.

Así las cosas, Somos Oviedo solicitará acceso al expediente municipal por el cual se procede a la contratación de unas infografías de algo que no está ni adjudicado ni proyectado. “Es un despropósito, como todo lo que hacen”, advierte Ana Taboada. La portavoz de Somos ha lamentado que “por puro revanchismo político pretendan tirar a la basura más de diez millones de euros de Europa y hagan retroceder a la ciudad más de doce años mientras juegan con la salud de los vecinos y vecinas de los barrios del entorno de la “Y”.