Somos alerta de una subida de precios de los menús escolares por los recortes en las becas

  • “El contrato de comedores se hizo en base a un número de usuarios, al perder la beca muchas familias desistirán y subirá el precio para el resto”, advierte Ana Taboada
  • La nueva convocatoria incluye una cláusula del “desempate” entre menores si dos tienen derecho a la ayuda pero no alcanza el dinero

La portavoz de Somos en el Ayuntamiento de Oviedo, Ana Taboada, ha alertado esta mañana de una posible subida de precios de los menús escolares como consecuencia directa del recorte en las becas que quiere aplicar el bipartito para el próximo curso. El hachazo, por una doble vía con reducción del presupuesto y cambio de criterios de adjudicación, afecta a más de 2.000 familias ovetenses que perderán las bonificaciones que hasta ahora percibían para ayudar a sufragar el gasto de los desayunos y los comedores. “Al perder la beca muchas familias decidirán arreglárselas en casa y bajará la ratio de desayunos y comedor. La consecuencia inmediata será la subida del precio de los menús, porque el contrato estaba calculado en función de los usuarios: si bajan los usuarios, la empresa sube el precio”, advierte Taboada. “El contrato puede ser cuestionado por la empresa, en cuanto a su viabilidad económica, y la consecuencia puede ser la subida del precio del menú”, ha añadido.

Somos lleva varias semanas alertando de los recortes del bipartito en materia de becas escolares. Recortes por una doble vía, la presupuestaria, al bajar la partida de 3,6 a 2,3 millones y el cambio de criterio de adjudicación que reduce los niveles de renta mínimos para acceder a una beca, dejando fuera a las clases medias precarizadas de sueldos mileuristas.

Pero no solo eso. Aún teniendo derecho a beca y cumpliendo con los estrictos requisitos del PP y Ciudadanos, muchas familias pueden perder la beca. Una nueva cláusula de “desempate” incluida en la convocatoria que acaba de aprobar el bipartito cierra la posibilidad de ampliar el presupuesto si no alcanza para cubrir la demanda, algo que no sucedía con el Gobierno anterior. “Han incluido una clausula en la convocatoria que dice que en caso de empate se decidirá por orden alfabético a qué unidad familiar va a parar la beca. Dicen también que si el empate se produce entre hermanos, la beca se la darán al menor. Es todo un despropósito, porque aún cumpliendo los requisitos y teniendo derecho a la beca, muchas familias se pueden quedar también sin ella. No contemplan ampliar el presupuesto si hay más solicitudes que cumplen, mientras que con nuestro gobierno se reservaba presupuesto suficiente para que nadie con derecho a percibir la ayuda se quedase en lista de espera. Por ejemplo, los 3 millones de la convocatoria del curso pasado se elevaron a 3,6 millones una vez analizadas las solicitudes y resueltas las alegaciones”, ha puntualizado Taboada.