Somos Oviedo exige al bipartito el cumplimiento del artículo 48 de la Ley de Memoria Democrática

  • “No hacerlo supone mantenerse al margen de los parámetros de las leyes internacionales que definen el concepto de democracia y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que las inspiran.”, critica Ana Taboada

  • La norma fue aprobada en 2019 por el Gobierno del Principado de Asturias, es vinculante para el Ayuntamiento de Oviedo.

  • El bipartito debe dejar de esconderse detrás de procesos judiciales ya obsoletos.

Somos Oviedo exige al gobierno bipartito, formado por el PP y Ciudadanos, que levante el bloqueo a la Ley de Memoria Democrática Asturiana y haga cumplir el art. 48 de la misma. La sentencia que anula el cambio de 17 calles de Oviedo no tuvo en cuenta la ley de Memoria Democrática Asturiana, que entró en vigor con posterioridad a los hechos y al proceso judicial y que es de aplicación ya hoy en día.

Desde Somos Oviedo/Uviéu se lamenta que en la sentencia se haya puesto en tela de juicio a expertos reconocidos en cuestiones de Memoria Democrática, como profesores de Universidad, o personal técnico del Ayuntamiento como la Archivera Municipal, que hizo un prolijo trabajo de documentación.

En todo caso, con el artículo 48 de la actual ley asturiana es suficiente para borrar y no restaurar las calles con los nombres franquistas. Dicho artículo indica que “la exhibición pública de escudos, insignias, placas y demás objetos o  menciones, como el callejero, inscripciones y otros elementos adosados a edificios públicos o situados en la vía pública, realizados en conmemoración, exaltación, legitimación, justificación, enaltecimiento individual o colectivo del golpe militar de 1936 y del franquismo, de sus dirigentes o de las organizaciones que sustentaron al régimen dictatorial, o en general de cualquier organización contraria a los principios democráticos, será considerada contraria a la memoria democrática y a la dignidad de las víctimas”.

De la misma forma, en el punto 2 del artículo 48, se recoge que “las Entidades Locales, en el ejercicio de sus competencias y de conformidad con lo establecido en el apartado primero, adoptarán las medidas necesarias para proceder a la retirada o eliminación de los elementos contrarios a la memoria democrática, sin perjuicio de las actuaciones que las víctimas, sus familiares o las entidades memorialistas puedan llevar a cabo en defensa de su derecho al honor y la dignidad”.

Por todo ello, las 17 calles que fueron objeto de modificación de su nomenclátor, entre otras, las ahora denominadas Joaquín Costa, Juan Benito Argüelles, Arquitectos Galán, Gloria Fuertes, Federico García Lorca, Amparo Pedregal y Lola Mateos, personas todas ellas que han contribuido positivamente al avance democrático y cultural de nuestra sociedad, cuentan con una denominación adecuada a los tiempos, a la sociedad que les dio nombre, a la Ley del Principado de Asturias 1/2019, de 1 de marzo, para la recuperación de la memoria democrática en el Principado de Asturias y a la Constitución española, correspondiendo su mantenimiento.

Por último, la Disposición adicional segunda de la Ley del Principado de Asturias 1/2019, de 1 de marzo, para la recuperación de la memoria democrática en el Principado de Asturias dice que “en el plazo máximo de doce meses a partir de la entrada en vigor de esta ley, deberá procederse a la retirada o eliminación de los elementos a que se refiere el artículo 48. En caso contrario, la Consejería competente en materia de memoria democrática iniciará de oficio el procedimiento previsto en el mismo artículo para la retirada de dichos elementos”.

La Ley asturiana entró en vigor con posterioridad al proceso de cambio de denominación del callejero en Oviedo/Uviéu, por lo que no ha sido tenida en cuenta en los diferentes procesos judiciales y deja fuera de toda duda la imposibilidad de que permanezcan en las calles ovetenses nombres como Yela Utrilla o General Yague. Esta norma es más amplia en su contenido que la Ley estatal, abarcando más supuestos y extendiendo su aplicación a personajes como Fernández-Ladreda, General Yagüe, Marcos Peña Royo y Yela Utrilla. Los nombres actuales de las calles, y que el proceso judicial actual trata de revertir son de personas merecedoras de recibir el homenaje de recordarles en las calles de Oviedo/Uviéu contribuyendo a afianzar esa memoria democrática en la que deben imperar los valores constitucionales de justicia, igualdad y libertad así como la contribución a nuestro patrimonio cultural y material, cuestiones que están ausentes de los personajes recordados en el nomenclator original, que hacen referencia a un pasado en el que imperó el autoritarismo, la persecución del sindicalismo de clase, la férrea represión a la libertad de expresión y a la pluralidad política, la discriminación hacia las mujeres instaurada por ley o la persecución de personas por su orientación sexual.

Nombres como el de Marcos Peña Royo, Gobernador Civil de Asturias durante el franquismo; el de Fernández-Ladreda, ministro de Obras Públicas de la Dictadura entre 1945 y 1951; el de General Yagüe, conocido como “el carnicero de Badajoz” por la masacre perpetrada en la toma de la ciudad; o Yela Utrilla, vinculado al régimen franquista y vocal en la Comisión Depuradora de Enseñanza Media y Análogas de Asturias por la que se apartó del magisterio a los y las profesoras que no comulgaban con el estrecho ideario franquista, no contribuyen en absoluto a la construcción de esa memoria democrática y su presencia supone ensalzar un pasado oscuro y autoritario que nada tiene que ver con los valores democráticos que caracterizan a la sociedad y las instituciones actuales, regidas por la Constitución de 1978.

Por todo ello, una vez que estas calles ya cuentan con una denominación adecuada a los tiempos, a la sociedad que les dio nombre y a nuestra Carta Magna y que la solución más sencilla, y menos costosa, máxime en tiempos de pandemia donde las prioridades deben ir dirigidas a solucionar los problemas inmediatos tanto para la ciudadanía como a nivel administrativo, es mantenerlas con los nombres actuales. “Si no quieren ser como sus antecesores populares derrochando el dinero en proyectos especulativos y comprometiendo a las arcas públicas, mantengan los nombres que honran a los demócratas ovetenses no repongan el callejero franquista”. Por ello,  exigimos al bipartido ovetense que cumpla la norma y ponga a Oviedo en una situación de normalidad democrática de una vez.

 

AUDIO RELACIONADO: