Somos Oviedo llama a la Corporación a un compromiso unánime ante el duro golpe para el empleo que puede suponer la mengua de trabajo en la Fábrica de Trubia

  • “La producción armamentística no es nuestro ideal de tejido productivo, pero sí el industrial, y mientras no contemos con alternativas de empleo y se camine hacia un modelo productivo de transición, la obligación de las fuerzas políticas es defender la estabilidad y el futuro del empleo en nuestro concejo y en Asturies”, mantiene Ana Taboada

La decisión del Ministerio de Defensa de no adjudicar a la Fábrica de Armas de Santa Bárbara  y sacar a licitación el encargo de 348 vehículos, en un programa de larga duración que llegaba hasta la construcción de unos 900 vehículos, “pone en grave peligro una parte muy significativa del empleo en Oviedo y en Asturies, ya que no afecta únicamente a la planta de Trubia, sino que también tendría repercusión en la industria auxiliar formada por empresas de mecanizado que también colaboran en la fabricación”, advierte Ana Taboada, portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

El programa significaba dar estabilidad en el empleo en un lugar gestionado por una multinacional estadounidense que, en caso de no tener carga de trabajo, podría deslocalizarse. “Es una situación muy preocupante y que inquieta a la plantilla, que reclama una postura unánime de las instituciones demandando al Ministerio de Defensa un compromiso con el trabajo en Asturies”, apunta la concejala de Somos Oviedo/Uviéu.

En este sentido, la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu llama tanto a los grupos municipales como al Gobierno asturiano a actuar conjuntamente ante este revés para el empleo en la capital: “Tanto desde el Ayuntamiento como desde el Ejecutivo autonómico se debería mover ficha para forzar al Ministerio de Defensa a reconsiderar una decisión que supondría un duro golpe para nuestro ya precario mundo laboral. Adrián Barbón, como presidente y aprovechando la buena sintonía de la que presume con el que probablemente sea el futuro líder del Gobierno estatal, es el primero que tendría que intervenir para que se dé marcha atrás y se garantice el futuro del empleo en Oviedo y Asturies”, señala Taboada. Esto, a nivel municipal se traduciría a su vez en una postura unánime de la Corporación de defensa del empleo en el concejo y en una declaración institucional exigiendo a Defensa una rectificación.

Para el grupo municipal Somos Oviedo/Uviéu, esta es una más de las consecuencias de las nefastas políticas autonómicas y estatales que en todo este tiempo no se han preocupado por garantizar la permanencia de la industria en Asturies: “Mientras en Francia mantienen una participación estatal en las empresas armamentísticas, velando por retener el conocimiento y la tecnología y evitando deslocalizaciones, aquí hemos visto cómo las instituciones vendían alegremente sus participaciones en empresas clave como esta o Arcelor-Mittal y el resultado es este: un presente y un futuro hipotecado a la arbitrariedad de grandes empresas ajenas a la realidad socioeconómica del territorio en el que se asientan”, recuerda la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

“Todo ello sin olvidar que estamos ante una más de las consecuencias de no haber avanzado hacia una verdadera reconversión industrial y de unos gobiernos que han fiado todo al capricho de grandes multinacionales. Ciertamente, la producción armamentística no es nuestro modelo ideal de tejido productivo, pero sí el industrial, y mientras no contemos con alternativas de empleo y se camine hacia un modelo productivo de transición, la obligación de las fuerzas políticas es defender la estabilidad y el futuro del empleo en nuestro concejo y en Asturies”, mantiene Ana Taboada.