Somos Oviedo/Uviéu despide el año con el firme compromiso de seguir llevando el peso de la oposición en el Ayuntamiento

  • El grupo municipal critica el revanchismo y la parálisis del bipartito dando marcha atrás a proyectos clave para la ciudad como el Bulevar de Santuyano, que constituiría una herramienta para luchar contra la contaminación: “Sin embargo, tenemos un alcalde que da marcha atrás a una iniciativa premiada a nivel europeo con el único argumento de que no le gusta”, afirma Ana Taboada,

  • “El Estado debe tener una responsabilidad social y no son admisibles deslocalizaciones con fondos públicos, como podría suceder en la Fábrica de Armas de Trubia”, advierte Daniel Ripa

Somos Oviedo/Uviéu ha despedido este domingo 29 de diciembre el año con simpatizantes y vecinas y vecinos y ha aprovechado para hacer balance de este tiempo en el Ayuntamiento con un bipartito “que desprecia continuamente lo público; que confunde lo público con lo privado; que por puro revanchismo paraliza proyectos fundamentales para la modernización de la ciudad, o abandona inversiones listas para su ejecución en los barrios o en la zona rural, como el centro de salud de La Manjoya o el Centro Social de El Cristo. Un Gobierno que en lo simbólico pretende hacer desaparecer símbolos de respeto y apertura como los bancos arcoíris en referencia al colectivo LGTBi y que en lo social, en materia presupuestaria, recorta un 25% en becas y un 50% en empleo”, resume Ana Taboada, portavoz del grupo municipal.

Uno de esos proyectos clave paralizados por el bipartito es el Bulevar de Santuyano, una infraestructura clave para atajar la contaminación atmosférica: “Una intervención urbanística como la del Bulevar de Santuyano es una herramienta de lucha contra la contaminación y para evitar que barrios como Ventanielles, muy castigados por la polución, tengan una menor presión calmando el tráfico en la zona. Sin embargo, tenemos un alcalde cuyo único argumento para rechazar un proyecto premiado a nivel europeo es que no le gusta”, apunta la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

En este sentido, el grupo municipal demanda “seriedad y rigor” al equipo de Gobierno, mientras que Somos Oviedo/Uviéu se compromete a “tal como llevamos haciendo estos seis meses de mandato, seguir sacando a la luz  los desmanes del Ejecutivo local como ese ‘viaje del Desmadre’ del Primer Edil a Madrid. Seguiremos llevando el peso de la oposición y la voz de la ciudadanía al Ayuntamiento como hemos hecho hasta ahora”,  remarca Taboada.

Desde Podemos Asturies, su secretario general Daniel Ripa valora que, en Oviedo, estamos ante “un final de año agridulce en el que se constata un empeoramiento en materia de inversiones sociales, de empleo y de proyectos de futuro en la ciudad, con un Gobierno más empeñado en destruir que en construir”.  El diputado de Podemos Asturies expresa en contraste la defensa que tanto Somos Oviedo/Uviéu como la formación morada han hecho de la ciudad en el parlamento a través de la negociación prespupuestaria “con medidas que ni los propios socios de Gobierno del PP en Oviedo, C’s, están defendiendo para la ciudad”.

Todo ello cuando el Gobierno local reduce el empleo y a la vez se cierne sobre el concejo una crisis laboral con la posibilidad de que se deje sin carga de trabajo a la Fábrica de Armas de Trubia, lo que pondría en peligro cientos de puestos de trabajo: “Con dinero público del Ministerio de Defensa puede terminar deslocalizándose la producción a Alemania o a otros lugares, en vez de que ese empleo se quede en una factoría con más de cien años de experiencia y que es fuente de empleo local. Llegamos a una situación inaudita donde las deslocalizaciones ya no vienen de la mano de fondos de inversiones, sino que el propio Ministerio puede llegar a deslocalizar”

Para Podemos Asturies, estos encargos, ya que es preciso hacerlos, deberían recaer en un lugar “donde ya hay experiencia, donde se fija empleo local y donde se mantiene una viabilidad de futuro. No puede haber deslocalización mientras se tengan que hacer esos encargos, máxime cuando ya venimos de una temporada de deslocalizaciones en la industria asturiana. El sector público debe ser un eje de fijación de empleo y por eso es preciso mantener la participación pública en la gran industria; el Estado debe tener una responsabilidad social y no puede permitir dejar a la gente en la calle”, afirma Daniel Ripa.