Somos Oviedo/Uviéu recuerda al bipartito asignaturas pendientes como el bono transporte para menores que prometieron poner en vigor antes del fin de 2019

  • “Recortan, paralizan y aumentan el coste de los servicios públicos y para muestra el limbo en el que mantienen el bonobús para menores, del que nada se sabe más allá de la publicidad engañosa que ha hecho el Gobierno local”, denuncia Ana Taboada

Empieza el año y se certifican incumplimientos del bipartito, como la puesta en marcha del bono de transporte para menores gratuito que en el anterior mandato se dejó listo para su ejecución. En octubre, el concejal de Urbanismo Nacho Cuesta aseguraba que se podría en funcionamiento antes del final de 2019 y que se habían cerrado los trámites con el Gobierno autonómico, por lo que únicamente habría que habilitarlo. Sin embargo, el plazo ha expirado sin que nada se sepa de esta medida, que lo único que tiene es una página web con un enlace para la solicitud online que muere en la misma web.

“Les advertimos de que estaban incurriendo en publicidad engañosa cuando anunciaron a bombo y platillo que el bono gratuito para menores ya estaba en marcha y parece que continúan en la misma línea, ya que lo único que ofrecen es la posibilidad de solicitarlo”, apunta Ana Taboada, portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

Además de mantener paralizada esta medida impulsada en el mandato anterior, el bipartito, en su línea habitual, encarece el precio para la ciudadanía, cuasi quintuplicándolo, ya que se pasa de  1,50€ como estaba previsto en el diseño del proyecto a los 5€. “Recortan, paralizan y aumentan el coste de los servicios públicos y para muestra el limbo en el que mantienen el bonobús para menores, del que nada se sabe más allá de la publicidad engañosa que ha hecho el Gobierno local”, denuncia la portavoz de Somos Oviedo/Uviéu.

El grupo municipal preguntará por esta cuestión en la próxima Comisión de Urbanismo, urgiendo al bipartito a poner en marcha una medida que fomenta el uso del transporte público y garantiza que las familias puedan desplazarse por la ciudad sin que suponga un coste añadido a unas economías domésticas que ven cómo la subida de las tasas y los precios públicos merma su poder adquisitivo.