Somos Oviedo/Uviéu recuerda al bipartito que la ciudad no es un club privado que se gobierna a capricho y desde el oscurantismo

La falta de transparencia y la opacidad se convierten en hechos consumados ante la falta de información y contratos de los conciertos celebrados en San Mateo: “Hay una dinámica de oscurantismo latente que ya habíamos visto en anteriores gobiernos. Si esto sucede con las fiestas de San Mateo, ¿qué no estarán haciendo en otras materias”, cuestiona Anabel Santiago

La falta de transparencia, el oscurantismo y la improvisación se están convirtiendo en seña de identidad del bipartito al frente del Ayuntamiento de Oviedo/Uviéu: “Tras los primeros cien días de Gobierno hemos visto a un bipartito que ha paralizado proyectos, ha bloqueado obras muy necesarias para la ciudad y, además, ha abochornado a la ciudadanía ovetense con declaraciones poco afortunadas del señor alcalde Alfredo Canteli sobre temas varios: artistas para los paisanos; entrenadores que no gustan por su origen argentino; minimizar la muerte de un joven a manos de otros dos a golpes en una fiesta, o que no nos conviene que se manifiesten y encierren en la Catedral unos trabajadores que defienden su puesto de trabajo, para rematarlo mintiendo y diciendo que no ha dicho lo que efectivamente ha dicho”, expone Ana Taboada, portavoz del grupo municipal Somos Oviedo/Uviéu.

Todo ello en un Gobierno que se ha venido caracterizando por la improvisación, las ocurrencias y la parálisis “siendo la única medida significativa en este tiempo la subida en más de 8.000 euros al año del sueldo de los concejales en el Gobierno”, continúa la edil de Somos Oviedo/ Uviéu. Un gobierno “despótico”, añade Taboada, “que no aguanta la mínima crítica ni debate democrático y que permite que concejales con las más altas responsabilidades puedan seguir llevando sus negocios privados, como es el caso del concejal de Economía y Modernización, lo que supone un claro conflicto de intereses en su gestión”.

Estas mentiras y ocultaciones “son hechos consumados” en lo relativo a las fiestas de San Mateo, tal como el grupo municipal ha podido comprobar tras reiteradas solicitudes de información al respecto. Las fiestas celebradas del 13 al 22 de septiembre se han caracterizado por “la polémica, la improvisación, el revanchismo, trenes sin licencia y cambios de localización a capricho, a lo que hay que añadir ahora la falta de transparencia”, continúa Anabel Santiago, concejala de Somos Oviedo/Uviéu.

El 23 de setiembre, el grupo municipal solicitó la información relativa a las fiestas, una documentación que, por ley, debe proporcionarse en un plazo de cinco días. Sin embargo, pasó casi más de un mes hasta que se puso a disposición de todos los grupos municipales parte de esa información: “Además, los expedientes colgados tienen como última fecha el 3 de septiembre y, a partir de ese día, ya no hay nada: no sabemos las condiciones en las que se realizaron las actividades ni sabemos cómo fueron los contratos firmados, ya que no hay ni un solo contrato firmado en esos expedientes”, remarca Santiago.

Así, de los veinte celebrados en La Losa, solo hay expediente de trece de ellos, mientras que de los otros siete -los correspondientes a Willy Naves, Los Chichos, Nando Agüeros, Cruz Cafuné, Anni B Sweet, Muñeco Vudú y Stormy Mondays- no consta absolutamente nada. “Con no poca sorpresa ante esta falta de documentación, vemos que tampoco hay expedientes de ninguno de los conciertos celebrados en la Plaza Feijoo y, al igual que en el resto de localizaciones, no aparece ni un contrato firmado con los grupos”, explica Anabel Santiago.

De estas manera, se concluye que “no sabemos cuánto se ha gastado en San Mateo o en qué, pero sí sabemos de los bailes de cifras de la concejala popular Covadonga Díaz, primero diciendo que solo había 800.000 euros, luego que iba a gastar 1,2 millones en las fiestas y, finalmente, se acaba ocultando el destino del dinero”, relata la edil de Somos.

Por todo ello, se evidencia que “hay una falta clara de transparencia, un cambio de criterio constante y una dinámica de oscurantismo latente que ya habíamos visto en anteriores gobiernos. Si esto sucede con las fiestas de San Mateo, ¿qué no estarán haciendo en otras materias tan relevantes como Economía o Infraestructuras?”, plantea Santiago.

Una circunstancia que viene precedida de la falta de respeto a los más de veinte artistas que ya tenían agendados conciertos con el tripartito, que ya tenía preparada una programación, y ahora no aparece ningún contrato de los conciertos celebrados en San Mateo: “¿Por qué no los muestran? ¿Por qué no aparece la mitad de la programación en los expedientes? ¿Volvemos a las viejas prácticas de dificultar el acceso a la información a la oposición teniendo parte de la documentación en papel oculta en un cajón?”, continúa Taboada.
En este sentido, el grupo municipal Somos Oviedo/Uviéu entiende que el bipartito debe rendir cuentas de forma inmediata y considera injustificable que no lo hayan hecho tanto tiempo después. “De momento, lo único que parece claro es que la prácticamente inexistente Concejalía de Festejos es una simple herramienta para mover dinero de la FMC y sortear el control de su Consejo Rector”, señala la portavoz del grupo municipal Somos Oviedo/Uviéu.

En estas circunstancias, el grupo municipal está a la espera de las respuestas del PP, que deben llegar cuanto antes: “¿Qué tienen que ocultar? ¿Por qué no quieren que se sepa cuánto se han gastado, de qué manera y en qué? Oviedo no es un club privado ni puede volver a gobernarse como un cortijo”, advierte Ana Taboada.