Somos reclama que se retomen las actuaciones en solares y edificios abandonados para atajar la proliferación de plagas

  • “Deben llevarse a cabo acciones como las que durante nuestro mandato se realizaron en Almacenes Industriales o La Tenderina para evitar que los vecinos y vecinas de la ciudad tengan que convivir con ratas y pulgas”, critica Ana Taboada

Somos Oviedo ha criticado esta mañana el estado de abandono de un gran número de solares por toda la ciudad. Una situación que está provocando la proliferación de plagas y que ha generado multitud de quejas vecinales en el concejo. Todo ello mientras el bipartito contempla de brazos cruzados como se deteriora la ciudad y consiente a los propietarios de terrenos que actuén de forma negligente, favoreciendo que se multipliquen los problemas.

“Es necesario que se lleven a cabo todas las acciones necesaria para darle la vuelta a esta situación”, ha destacado Ana Taboada. Para la portavoz del grupo municipal, es necesario que se retome un calendario de “acciones como las que durante mandato llevamos a cabo en Almacenes Industriales o en la zona de La Tenderina, donde se derribaron edificios y se limpiaron solares para favorecer las condiciones higiénicas de los barrios”.

Una serie de inciativas, ha resaltado, que el bipartito ha abandonado por completo. “Alfredo Canteli no termina de darse cuenta que Oviedo es mucho más que el centro y ha abandonado por completo los barrios y la zona rural”, ha denunciado Ana Taboada. De esta forma, ha pedido que se recupere un plan que permita acabar con este tipo de inconvenientes y “que los vecinos y vecinas de la ciudad no tengan que convivir con ratas y pulgas”.

Uno de los espacios para los que ha solicitado atención es la Fábrica de Armas de La Vega, en el que los roedores tienen una presencia cada vez más importantes. Y también para toda la zona de Rayo Mercadín, que se encuentra en una situación de abandono total. El pasado mandato se iniciaron en esta área acciones de mejora como el derribo de Casa Domitila pero el actual equipo de gobierno ha decidido no darles continuidad.

En todas estas zonas, es obligación del Ayuntamiento de Oviedo ponerse en contacto con los propietarios para que cumplan con con el mantenimiento. Si estos hacen oídos sordos a sus requerimientos debe encargarse de estas tareas el personal municipal y desde el gobierno local se tienen que girar después los gastos a los dueños de los solares abandonados o edificios en ruinas. Una labor que Alfredo Canteli y su equipo no están realizando. “Si esta situación afectase al entorno de la calle Uría o al Centro Asturiano, ya se habrían puesto en marcha”, ha criticado Ana Taboada.