Somos revela que el bipartito dividió en varios encargos la instalación de la macrobandera para evitar controles legales

Los concejales de Somos Oviedo denuncian en los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo el fraccionamiento de contratos y demandan que se “respete la legalidad y los procesos administrativos. El Ayuntamiento de Oviedo no es un cortijo privado y no puede gestionarse a través de la economía de amigotes”

Los concejales de Somos Oviedo han presentado en los Juzgados de lo Contencioso-Administrativo una demanda por el fraccionamiento de contratos empleado para contratar la instalación de una macrobandera de España en el cruce entre las calles San Francisco, Uría, Santa Cruz y Fruela. Ese procedimiento, argumentan los ediles, se ha seguido para poder realizar el encargo gracias a varios contratos menores y saltarse así los controles legales.

La denuncia, que ya ha sido comunicada al Ayuntamiento de Oviedo, incluye la solicitud de una medida cautelar de suspensión, que implica que el consistorio debe “debe abstenerse de continuar con la ejecución del acto administrativo impugnado, pues lo contrario supondría actuar contrariamente a derecho a sabiendas”.

Desde el grupo municipal se argumenta que el recurso contencioso administrativo se ha interpuesto contra la resolución de Alcaldía del Ayuntamiento de Oviedo del 25 de noviembre referente al Contrato  CO2019/31-Obras de Instalación de Bandera de España en Plaza Escandalera en el que se acuerda aprobar el expediente de contratación menor por importe de 38.900 € (47.069€ IVA incluido) para la instalación de la citada bandera, por considerarla nula de pleno derecho conforme al artículo 47 de la Ley 39/2015 del 1 de octubre de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Somos Oviedo resalta que se ha fraccionado el contrato al adjudicar la instalación del mástil y las obras, sin que se incluyera el suministro de la tela de la bandera y su instalación, ya que este es el fin del mencionado contrato.

Por eso, valora que este proceso debería tener un tratamiento como unidad funcional, ya que de lo contrario se está disminuyendo la cuantía del contrato y eludiendo los requisitos de publicidad o los relativos al procedimiento de adjudicación que correspondan, ya que nos encontramos ante un evidente fraccionamiento de contratos que vulnera lo dispuesto en el artículo 99 de la Ley 9/2017 de Contratos del Sector Público.

“Como muestra de respeto a la gestión del dinero público y a todos los vecinos del concejo exigimos que se respeten la legalidad y los procesos administrativos en todos y cada uno de los trámites que realice el Ayuntamiento de Oviedo, que no es un cortijo privado y no puede gestionarse a través de la economía de amigotes”, han resaltado los ediles de Somos Oviedo.

Por último, dado que no existe ninguna urgencia por instalar una bandera de grandes proporciones en la Plaza de la Escandalera, tal como se desprende de la Ley 39/1981 de 28 de octubre que regula el uso de la bandera de España, solicitamos que se proceda a la suspensión cautelar de las obras de instalación de la citada bandera a la espera de que el Juzgado resuelva este recurso contencioso administrativo y de que el equipo de gobierno aclare las posibles irregularidades y por qué ha decidido cometerlas.

“El PP y Ciudadanos muestran su escaso respeto por la ley. Primero saltándosela para evitar sus controles. Y después siguiendo adelante con la instalación de la bandera de forma ilegal y desoyendo los principios legales que impiden seguir adelante con su inauguración hasta que se esclarezca por qué burlaron la tramitación administrativa ordinaria y a quien beneficiaron con ella”, han resaltado los concejales.